Los Chakras. Energía en el cuerpo

 

 

      A modo de introducción me gustaría hacer una breve reseña sobre el término Energía desde el punto de vista oriental y cómo puede afectar este concepto a nuestro organismo. Para entenderlo mejor haremos referencia a una analogía entre el fluir del agua de un río con la energía que fluye por nuestro cuerpo. Considero importante que al menos se conozca y se entienda esta idea aunque sólo sea por curiosidad.

      Pues bien, según la medicina tradicional China, se considera al cuerpo humano como un
microcosmos (nuestro interior) que debe vibrar armónicamente con el macrocosmos (entorno exterior) en donde vivimos. La energía fluye constantemente y con cierta armonía por nuestro cuerpo y cuando se produce por cualquier motivo un desequilibrio energético, esto deriva en una enfermedad o transtorno.

        Durante siglos los médicos orientales chinos comprobaron la existencia en el cuerpo humano de
puntos energéticos sensibles y observaron que, al unirlos, se dibujaban líneas verticales o mapas, a los que llamaron Meridianos. Por estos Meridianos circulaba Energía.

       Esos puntos energéticos principales se llaman
Chakras y funcionarían como auténticos enchufes que proporcionan energía a los órganos, su correspondencia en medicina occidental serían las glándulas endocrinas (tiroides...[Fig.1].). Los Chakras se pueden bloquear por diversas razones tanto físicas como emocionales.

  Cuando se cierra un
Chakra la energía deja de fluir por el organismo con normalidad y se produce un exceso o una carencia de energía en ese determinado Chakra, esto implica que los órganos que gestiona ese Chakra empiezan a fallar y se produce la enfermedad.

   Todos los
Chakras son de igual importancia, de tal modo que si uno está en desequilibrio todos los demás, en mayor o menor medida, también lo estarán.



      Con el Reiki podemos trabajar para devolverles el equilibrio y para armonizar nuestro cuerpo energético y en consecuencia mejorar nuestra salud.

   Para que lo entendamos mejor vamos a hacer una simple analogía:

       Imagina un río que fluye desde lo alto de la montaña hasta las zonas más llanas para acabar desembocando en un inmenso mar.    

 

  Nuestro cuerpo es como ese río. Si en el camino hacia el mar se encuentra algún obstáculo, como puede ser basura, ramas, árboles caídos, piedras,... el curso del río se ve interrumpido.

    De este modo el río queda afectado ya que las zonas posteriores al obstáculo quedan con poca agua y las zonas anteriores con un excesivo caudal de agua. [Fig. 2]
 
    Al igual que el río que baja por la montaña, la energía que fluye por nuestro cuerpo, también se puede bloquear, por diversidad de motivos, ocasionando que la energía se estanque o se pierda en otras direcciones provocando un debilitamiento en nuestro interior.

    Cuando un
Chakra está bloqueado deja pasar muy poca energía (analogía con la [Fig.2])

   Con
Reiki tratamos de eliminar y/o minimizar esos obstáculos para que el agua del río pueda fluir de manera natural, [Fig. 3] y evitar de este modo los bloqueos y las más que probables consecuencias.  

   Como si del río mismo se tratase eso conlleva un determinado tiempo y una cierta dedicación para obtener los resultados óptimos, de ahí la recomendación de recibir 3-4 sesiones de
Reiki como mínimo.

 

Fig. 2                                            Fig. 3

 

 

Fig. 1

 

 

Los 7 Chakras. Video explicativo sencillo

 

 

  A continuación podemos ver un simple y hermoso video sobre todo lo que hemos estado comentando en los apartados anteriores sobre los Chakras, así como su funcionamiento y las cosas que los bloquean.

  
Ideal para alguien que necesita información sencilla y también para compartir con los niños.

 

2.jpg